Agua de lluvia: ¿puedo usarla para beber?
Agua de lluvia: ¿puedo usarla para beber?

El agua es una sustancia que empleamos en casi todas nuestras actividades cotidianas, cocinar, limpiar la casa, asearnos. Pero también un recurso valioso que cada día escasea más.

Aprovechar el agua es muy importante, ¿por qué no usar el agua de lluvia?
Hacer uso del agua de lluvia puede suponer un ahorro del gasto anual en agua. Mediante distintos sistemas de recuperación, puede ser almacenada y emplearse para diversas actividades como: regar las plantas, realizar tareas de limpieza, hacer un uso más ecológico de la cisterna del wc, llenar piscinas…

Pero, ¿puede usarse ese agua para beber?
Pues, sí y no. Depende de la zona donde residas y del tratamiento que realices del agua.
En primer lugar, el agua de lluvia es agua que cae en forma de precipitación del cielo.
Se caracteriza y diferencia de agua de otras aguas por ser de forma natural (sin someterse a ningún proceso) pura y cristalina, libre de cal y cloro. Pero esto no garantiza que se trate de agua potable, dado que carece de la garantía alimentaria que se le da al agua en el proceso de potabilización. Además, este agua al pasar a través del aire puede contaminarse con gases ácidos, polvo y otros microorganismos. Es por esto que el agua de lluvia es potencialmente más ácida (mayor pH) que el agua potable.

Aunque, el nivel de contaminación dependerá del entorno en el que residimos, si es una zona de ciudad o una zona rural. No obstante, vivir en una zona rural no te asegura que el agua de lluvia no pueda estar contaminada por distintos agentes externos.

En caso de beber agua de lluvia, será necesario hervirla o filtrarla previamente. Sin embargo, lo ideal será analizarla para asegurar su calidad.

En conclusión, el agua de lluvia no se considera agua potable, pero con un control de calidad y correcta depuración podría ser consumida en determinados casos.

Compartir:

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Sube

X